domingo, 1 de febrero de 2009

El Niño de la Pijama a Rayas




Esta película, realmente, es algo impactante; no tanto por imágenes amarillistas como se muestran en otras películas, sino por los hechos que esta presenta. Son hechos que dejan muy pensativo al receptor, porque uno los siente como propios, y es ahí cuando uno puede decir que la película es muy buena, porque es muy verosímil, uno se cree todo lo que le presentan y se conecta, tanto, con ella que las alegrías y tristezas de Bruno uno las vive como si estuviera al lado con él, como si mi “yo” fuera el mismo Bruno que está actuando en esa película.
Además, esta película toca un tema que han tocado muchas películas, es el tema del partido Nazi en Alemania, que causó grandes muertes y grandes sufrimientos a los que se consideraban enemigos. Pero lo curioso de esta película es que toca este tema desde una perspectiva diferente, porque casi siempre las películas que se hacen referentes a este tema se tocan desde el punto de vista de los judíos, de los negros y de los países enemigos; y los protagonistas son este grupo de personas que muestran la crueldad del Partido Nazi. Pero nunca había visto una película de este tipo, desde las perspectiva de una familia alemana que lo tiene casi todo, que la cabeza de esa familia es un comandante Nazi que se podría decir que tiene dos caras; una de ellas es un hombre amoroso con su familia, que para ser un soldado Nazi no es nada arrogante ni machista, que es lo que se esperaría de un Nazi. Es una persona que en un principio vive en Berlín muy feliz con su familia, pero que a la llegada de un ascenso se tiene que mudar casi al pie de un campo de concentración; pero lo raro de esto es que en todo momento quiere contar con su familia, quiere que su familia esté donde él está. La segunda cara se podría ver, es cuando él toma el papel como comandante, es una persona frívola que no le importa acabar con la vida de millones de personas por defender a su patria, se convierte en un monstruo al cual no le importa la vida de los demás; y es por eso que empieza a tener grandes discusiones con su esposa y su hijo, el cual lo empieza a ver con desconfianza. Al momento que ya casi finaliza la película él decide enviar a su familia a otro lado porque no quiere que ellos sigan interviniendo en sus planes.
Y por último quiero tocar una parte, fundamental, que nos muestra esta película, es la parte de los valores. Se pueden presenciar dos valores muy grandes, uno es el amor que tenía la madre de Bruno frente a su familia, para mi ella muestra la parte sensible de la película, porque siempre está pendiente de sus hijos, además, esta mujer no es algo frívola, ella se siente muy mal por todo lo que sucede con los judíos, en su rostro se podía notar la gran inhumanidad que tenía este pueblo Nazi. Yo creo que donde no hubiera sido por sus hijos ella se hubiera ido hace rato del lado de su esposo porque ver todo eso para ella era una gran decepción y una gran tristeza. El segundo valor que noto con gran amplitud es el de la amistad, Bruno y Shmuel se convirtieron en grandes amigos, los cuales se empezaron a necesitar el uno del otro, y es que esta amistad se convirtió en algo tan verdadero que Shmuel después de que Bruno lo traicionó decidió perdonarlo, y es que los verdaderos amigos son los que perdonan; y Bruno después de ver su error decidió ayudarle a Shmuel a buscar a su padre, que había desaparecido. Y es ahí cuando la película llega a su parte más melancólica porque Bruno se viste como judío, y empieza la búsqueda con Shmuel, y en su gran fidelidad a esa amistad entran a una cabaña y los nazis los sacan con todos los ocupantes de la misma, y es ahí cuando los llevan a un lugar que para ellos es desconocido, les hacen quitar la ropa, se toman de las manos, y prácticamente se preparan para morir. Mientras ellos están en una cámara de gas, la familia de Bruno lo busca y es ahí cuando a la madre se le nota su mayor sufrimiento, ella siente que su hijo ya no va a estar con ella, es una desesperación que se le transmite al receptor y también lo llena de sufrimiento e incertidumbre. Pero al final de todo eso llega a un momento de satisfacción, porque uno dice ese niño murió por tener una sincera amistad.
Para concluir, quiero decir que la película en general me pareció muy buena, porque es un tema ya conocido, pero que se abarca desde algo muy diferente, además, quiero decir que las actuaciones son muy buenas, dan una gran naturalidad en la película; quiero resaltar otra cosa, y es que la película no cansa, no se pasa en ningún momento por la cabeza de hacer otra cosa. Aunque, también quiero decir que el final no me gustó mucho, se podría decir que queda un final abierto, porque Bruno murió y hasta ahí se llegó, pero es que en la película todos los personajes son muy importantes, yo hubiera querido saber qué pasó con la madre, con el padre y con la hermana porque sea lo que sea fueron algo fundamental en la vida de este niño. Un último aspecto que nos deja esta película, y que nos han dejado muchas que tocan el tema Nazi, es que realmente estos tipos no tenían corazón, es increíble todo el sufrimiento que causan a todas esas familias “enemigas” y a sus propias familias. Se toca desde una perspectiva diferente pero nos hace reflexionar en lo mismo, los propios Nazis firmaron su exterminio con tanto sufrimiento, es increíble que una persona adulta, a la cual se le puede considerar como algo racional le dé una paliza a un niño por comer un postre.


Bibliografía Imágenes
- Anónimo (Imagen 2). Disponible en: http://www.boxoffice.es/wp-content/uploads/el-nino-con-el-pijama-a-rayas.jpg. Consultada: 1 de febrero de 2009. Hora: 20: 08.
Fotograma_nino_pijama_rayas.jpg. Consultada: 1 de febrero 2009. Hora: 20:11

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada